sábado, 31 de agosto de 2013

Los 9 mejores villanos del siglo XXI

A lo largo de toda su historia, el cine, al igual que la literatura, nos ha dejado una lista de personajes que, por un motivo u otro, han pasado a la historia por su crueldad, falta de escrúpulos o su capacidad para manipular a las personas para lograr sus fines. Algunos de estos hombres y mujeres incluso han ido más allá de los límites del cine y han pasado a formar parte de la cultura popular.

En esta lista voy a centrarme sobre todo en los antagonistas más destacados que hemos visto en las películas del siglo XXI, pero por supuesto hay un amplio número de personajes anteriores que sin ninguna duda ocuparían los primeros puestos en este ranking, como los estremecedores Norman Bates de "Psicosis", el archiconocido Hannibal Lecter de Anthony Hopkins, Jack Torrance en "El resplandor" o John Doe en la visceral "Seven". Por otro lado, los que aquí aparecen no son objeto más que de una opinión personal, y probablemente me haya olvidado alguno, pero aquí tenéis los que, para mí, son los mejores (o peores, según como se vea) villanos del cine en el siglo XXI.

1. El Joker; Heath Ledger (El Caballero Oscuro)



Si hay un personaje en la última década que se ha convertido en un auténtico icono del cine moderno, ese es el magistral Joker interpretado por el fallecido Heath Ledger. Un villano que no es que no tenga escrúpulos, sino que para él ese concepto es absolutamente inexistente. Al contrario que muchos de su especie, las acciones que comete no tienen un objetivo concreto más allá que el de la autosatisfacción, y tiene el 'valor' añadido de estar en un punto intermedio entre la locura y la genialidad, pues no se puede negar que tiene una capacidad especial para manipular a las personas y de urdir planes brillantes por encima de la media. Aparte de todo esto, su aparición en "El Caballero Oscuro" creó escuela, y desde entonces la tendencia está siendo la de crear villanos capaces de enfrentar cara a cara sin despeinarse a sus enemigos, inteligentes y, por supuesto, respaldados por sólidas interpretaciones.


2. Anton Chigurh; Javier Bardem (No es país para viejos)



Uno de los mejores (o peores, dependiendo del punto de vista) psicópatas que hemos visto en la historia del cine. Tras su apariencia normal (aunque hay que reconocer que en algunos momentos su mirada producía escalofríos), se escondía un asesino sin escrúpulos, con un nivel de locura nada despreciable y una curiosísima forma de matar a sus víctimas. Capaz de cruzar media Texas por un puñado de dólares y de matar a mujeres y ancianos sin mostrar el menor remordimiento. El pobre Josh Brolin sintió su aliento en la nuca durante casi toda la película. Este personaje le daría a Bardem nada más y nada menos que un Premio Óscar, y quizá le sirvió como referencia para, más recientemente, interpretar al para muchos mejor villano de la saga de James Bond que se recuerda.


3. General Zod; Michael Shannon (El hombre de acero)



Puede parecer extraña su inclusión en esta lista por tratarse del villano de una película que se ha estrenado en fechas muy recientes, pero personalmente me pareció que esta lista no estaba completa sin su presencia. El General Zod interpretado por Michael Shannon es un excelente ejemplo de la antes mencionada influencia del Joker de "El caballero oscuro" en los villanos del cine a partir de su estreno. Si el 80-90% de los 'malos' lo son por ningún motivo en especial, el General lo es por deber. Su enfrentamiento con Superman se produjo por una razón, para perpetuar el legado de su pueblo, de Krypton, la patria a la que estaba obligado a defender, algo que lo convierte en uno de los villanos más sólidos que he visto. Que otros guionistas tomen nota.


4. Frank Costello; Jack Nicholson (Infiltrados)



Si hay un actor que podríamos definir como el "villano" por excelencia del cine, ese sería Jack Nicholson, para muchos (y no seré yo quién lo discuta) uno de los grandes de la historia. Con recordar su papel de Jack Torrance en "El resplandor"... Con Infiltrados, una de sus últimas películas, volvía a demostrar por qué su nombre se encuentra entre los más legendarios del cine. Una interpretación sencillamente brillante de un personaje de esos que, a pesar de su crueldad y malas artes, tiene tal carisma que en muchos momentos resulta difícil odiarlo, con escenas que dan ganas de repetirlas una y otra vez solo para deleitarse con su interpretación. Una auténtica genialidad.


5. George Harvey; Stanley Tucci (The lovely bones)



A menudo ocurre que las tragedias más estremecedoras son las que ocurren a la vuelta de la esquina, cometidas por personas que bajo su apariencia normal e inofensivas ocultan una personalidad capaz de llevar a cabo los crímenes más terribles que se puedan imaginar. En "The lovely bones", Stanley Tucci, un actor a quién estamos más acostumbrados a ver interpretando personajes con un tinte cómico, se transformaba en una de estas personas, el sanguinario George Harvey, un hombre que durante años asesinaba a chicas jóvenes con el único pretexto de saciar su sed de muerte una y otra vez. El propio actor lo pasó realmente mal dando vida a un personaje que, aunque menos espectacular que los anteriormente mencionados, sin duda se merece un puesto en esta lista.


6. Agente Smith; Hugo Weaving (Matrix)



Uno de los villanos más emblemáticos, no solo de este milenio, sino probablemente de todos los tiempos, es el carismático y difícil de pelar Agente Smith de la archifamosa trilogía Matrix. Capaz de poner en apuros (relativamente) no una, sino varias veces, a todo un mesias como Neo, este "virus informático" ha dejado grabadas en la memoria de un buen número de aficionados al cine frases y citas memorables. El famoso 'Es inevitable' es solo una de ellas. Sin embargo, este villano cuenta con unas capacidades que, de no tratarse del Elegido, difícilmente habría sido capaz de contrarrestar el pobre Neo. De lo mejor de una saga ya de por sí genial.


7. Coronel Hans Landa; Christoph Waltz (Malditos bastardos)



Si hablamos de villanos carismáticos, hay pocos que puedan igualar a este oficial de la SS, uno de los protagonistas de una de las mejores obras de Quentin Tarantino, "Malditos bastardos". El Coronel Hans Landa (también conocido como el Cazajudíos) es una excelente muestra de la maestría del director a la hora de crear y dar forma a sus personajes. Un hombre con una inteligencia y capacidad de razonamiento encomiables, con una labia difícil de igualar y un aplastante encanto personal. Como no podía ser de otro modo, lanzó la carrera de un actor hasta ese momento desconocido en el panorama internacional, el austriaco Christoph Waltz, que además de ganar el Premio Óscar por su interpretación de este personaje se convertiría en uno de los intérpretes más codiciados de Hollywood.


8. Calvin Candie; Leonardo DiCaprio (Django desencadenado)



Otra de las creaciones de Tarantino. Interpretado por un actor como Leonardo DiCaprio, al que hasta entonces no habíamos visto en un papel de villano, Calvin Candie es probablemente el menos peligroso de todos los villanos que aparecen en esta lista, pero resulta difícil no rendirse ante los 'encantos' del esclavista. Aunque sus capacidades intelectuales dejan que desear, sus ataques de ira incontrolada, su crueldad irracional y su forma de expresarse (elemento común en muchos personajes de Tarantino) le hacen merecerse este puesto. Además, durante buen parte de la película protagoniza un interesantísimo duelo de personalidades con el Doctor King Schultz, al que también da vida Christoph Waltz.


9. Semyon; Armin Mueller-Stahl (Promesas del este)



A muchos les sorprenderá la inclusión en esta lista de este personaje, interpretado por un actor mucho menos conocido que todos los demás. Sin embargo, los que hayan visto "Promesas del este" (una de mis debilidades cinematográficas) probablemente lo entiendan. Tras la máscara del amable dueño de un restaurante familiar se esconde el líder de una de las familias más importantes de la mafia rusa de Londres, Semyon es capaz de utilizar todos los medios a su alcance para alcanzar sus fines, sean asesinato, secuestro o traición. Es además dueño de prostíbulos, redes de importación ilegal y de tráfico de drogas.