lunes, 30 de junio de 2014

Película de la semana: Psicosis.


Ya iba siendo hora de que Alfred Hitchcock hiciese acto de presencia en este blog. Indiscutiblemente es uno de las personas que más han contribuido a convertir el cine en lo que es ahora, y su influencia es más que evidente, sobre todo en el género que le hizo inmortal, el suspense. Aunque a lo largo de su prolífica carrera realizó un gran número de largometrajes, como le ocurre a cualquier director es más reconocido por algunos títulos que por otros, y "Psicosis" es uno de ellos. 

Más allá de su famosísima banda sonora y de la no menos conocida escena del apuñalamiento en la bañera, "Psicosis" es como se podría esperar un thriller ejemplar, prácticamente excelente, con una historia tan bien desarrollada que con un solo visionado es casi imposible encontrarle fisuras. Todo ello se debe a un conjunto de ingredientes indispensables en este género pero que, por extraño que pueda parecer, no siempre se maneja de forma adecuada. La tensión, la construcción de personajes, la elección de ciertos planos, el reparto o el ritmo son algunos de ellos.


Prácticamente desde el inicio y hasta el final del filme, el estilo narrativo empleado por Hitchcock, apoyado por una constante sensación de intriga y expectación, hila la historia de tal forma que el espectador no sabe más de lo que ha ocurrido en pantalla, dejando poco espacio a la imaginación, algo que en otros filmes resulta un error pero que en "Psicosis" termina siendo una cualidad. Todo ello se refuerza con la aparición de otros interrogantes a lo largo de la película, con lo que se crea una telaraña no demasiado densa pero lo suficientemente resistente para atrapar la atención.

Pero como dije antes, no es lo único bueno que tiene. Técnicamente, lo referido a temas de planos, secuencias, ritmo o decorados, se acerca a la perfección; la elección de actores también fue muy buena, especialmente la de su protagonista masculino, Anthony Perkins, cuyo aspecto de 'niño bueno' hace que su personalidad psicópata tenga una dimensión aún más inquietante. Tampoco se quedan lejos Janet Leigh, Vera Miles y John Gavin.


Resumiendo, un excelentísimo filme que hace honor a su fama como referente del cine de suspense, y al que se puede considerar sin problemas una joya imprescindible.

Mi puntuación:
Magnífico, no le falta nada.

Y la película de la próxima semana es: Eduardo Manostijeras.



jueves, 26 de junio de 2014

Mis 4 interpretaciones favoritas de Robert De Niro

Es uno de los actores más reconocibles y reconocidos, uno de los mejores intérpretes de la historia y, sin más, una leyenda del cine. Con estas palabras entenderéis que Robert De Niro es uno de mis actores favoritos, especialmente el del siglo XX, ya que desde que cayó en las garras de la comedia barata no ha vuelto a repetir, ni siquiera se acerca, a esos grandísimos papeles que hizo en los años 70, 80 y parte de los 90. En esta lista aparecen nombres muy conocidos, personajes y películas míticas que le convirtieron en la gran estrella que es. Sé que echaréis de menos algunos títulos, como "Toro Salvaje" (un filme muy sobrevalorado, por cierto), "El Padrino II", "Érase una vez en América" o "Los intocables de Eliot Ness", pero como siempre es una opinión puramente personal, basado solo en mis gustos, y nada más.

Taxi Driver; Travis Bickle

El 'Are you talking to me?' (o '¿Estás hablando conmigo?' en español) es una frase que nadie que haya visto esta película olvida fácilmente. En la casi perfección de este sórdido, pesimista y oscuro filme de Scorsese sobresalía como pocas veces la figura de De Niro para interpretar un personaje inolvidable, un Travis Bickle que gracias su forma de ser y actuar era realmente fascinante. Todo ello respaldado por una historia que giraba siempre a su alrededor, de forma que los demás personajes y situaciones no hacían sino elevar aún más la figura de su protagonista. Una maravilla imprescindible.

El Cabo del Miedo; Max Cady


Aunque algunos lo consideran un filme algo inferior en la filmografía de Scorsese, "El Cabo del Miedo" es uno de mis película favoritas de este director, y eso en parte se debe a, como fan de los buenos villanos que soy, De Niro y su interpretación como Max Cady. De los que he visto hasta ahora, este es junto a Al Capone el personaje más histriónico de su filmografía, y en todo momentos transmitía esa sensación de peligro y a veces locura que se encuentra en muchos de los grandes antagonistas del cine. Por si fuera poco, aquí tenía otra escena mítica, su inquietante llamada al 'abogado' Nick Nolte.

El Cazador; Mike Vronsky

No tan conocida como otras de su carrera, la interpretación de De Niro en esta película es destacable especialmente por sus cambios a lo largo del filme, con escenas de todo tipo, como la tortura mediante ruleta rusa a la que lo someten los vietnamitas. Aunque la presencia de Meryl Streep y sobre todo un enorme Christopher Walken hacen que no sea el único que brille con luz propia, son ellos lo mejor de un título por otro lado algo sobrevalorado.

Uno de los nuestros; Jimmy Conway

Otra gran película de Scorsese, quien tuvo en De Niro a su principal actor fetiche durante muchos años (en este siglo lo sustituiría Leonardo DiCapio), y además una de las mejores y más entretenidas sobre la mafia que se hayan hecho. Excelentes ritmo e historia, contaba con un excelente reparto a sus espaldas en el que destacaba su trío protagonista, en el que además de Robert se encontraban Ray Liotta y Joe Pesci, otro de los habituales del director y que realiza aquí una interpretación que en muchos fragmentos del filme llega a eclipsar a sus compañeros.

lunes, 23 de junio de 2014

Película de la semana: El último emperador



En general, no soy muy amigo de los biopics, no porque no me gusten como género sino porque al hacerlos se suele caer en numerosos fallos que se repiten sistemáticamente. Por ejemplo, se suelen resaltar los aspectos positivos del personaje o se distorsionan o incluso suprimen fragmentos de su historia con tal de que quede mejor cinematográficamente. Pese a ello, hay algunas películas muy recomendables como "Braveheart", "Una mente maravillosa" o "El discurso del rey", que aunque no son perfectas sus aspectos positivos compensan con creces sus puntos en contra.

Antes de verla, estaba muy receloso con respecto a "El último emperador", una película de mucha fama dada la gran cantidad de premios que obtuvo en su momento. El motivo principal es que se trataba de un filme realizado por occidentales que relata una historia ocurrida en el lejano oriente, en China, y varias veces me he llevado importantes decepciones con estas películas dada la transformación que se hace de algunos aspectos de la cultura de estos países, en años recientes para hacerlas más atractiva al público europeo y estadounidense. Quizá sea por su director, el experimentado Bernardo Bertolucci, pero más allá del fastidioso hecho de que sus protagonistas hablen en inglés, en este sentido "El último emperador" ha superado mis expectativas.


Con un muy buen ritmo y una historia que a mi por lo menos me ha parecido interesante en todo momento, "El último emperador" relata la vida de Pu Yi, el último emperador de China, desde su nacimiento y sus primeros años en la Ciudad Prohibida hasta la época de la Revolución Cultural de Mao Zedong, pasando por su época como títere de los japoneses en Manchuria. Como dije antes, la película refleja tanto las luces como las sombras de su protagonista: sus pensamientos 'reformistas' durante su juventud o su carácter generalmente bondadoso por un lado, y por otro su ingenuidad y falta de perspectiva que le llevaron a tomar decisiones fatales para él y las personas cercanas a él. 

No es un filme espectacular en sus aspectos técnicos, no tiene interpretaciones inolvidable (aparece el recientemente fallecido Peter O'Toole con un papel de enorme importancia) y está lejos de convertirse en una película extraordinaria, pero por decirlo de una forma, es muy 'limpio', hace lo que puede con los ingredientes que tiene, sacando el mejor partido de la historia y de cosas como el diseño de producción, sobresaliente. Además, no parece que dure más de dos horas y media.

Mi puntuación:
Alrededor de 8, e incluso un poco más.

Y la película de la próxima semana es: Psicosis.

viernes, 20 de junio de 2014

X-Men: días del futuro pasado


Cuando allá por el año 2000, época en la que aún era un crío con poco material en el interior del cráneo, se estrenó la primera de las muchas películas de "X-Men", probablemente la mayoría no pensaría, como suele ocurrir en estos casos, que aquel filme marcaría el inicio de una época dentro del cine. En unos años en que "Matrix" y "El Señor de los Anillos" revolucionaban la industria aparecería también el primer eslabón de lo que con los años ha terminado convirtiéndose en una piedra angular de los grandes estudios cinematográficos: el cine de superhéroes. Sí, es cierto que ya se habían hecho las primeras y legendarias películas de Superman y Batman, pero técnicamente tienen demasiadas diferencias con el género en la actualidad como para meterlas en el mismo saco.

Este verano, catorce años más tarde de aquel evento, llega a los cines de todo el mundo (es un decir, ya sé que en Corea del Norte no la verá nadie más que el Líder Supremo), y con seis películas y tres sagas a sus espaldas, la que en mi opinión es la culminación definitiva de este proyecto, de las adaptaciones de los X-Men a la gran pantalla. No es que sea una gran sorpresa, sinceramente, ya con el argumento, los personajes y el elenco que iba a tomar parte en esta entrega se preveía que iba a ser más grande que sus predecesoras, hasta tal punto que junto al nuevo y enigmático proyecto de Chris Nolan, "Interstellar", era la película más esperada de este año.


Me gusta el cine de superhéroes en general (sobre todo cuando lo hacen bien y no sólo con la pretensión de hacer la mayor cantidad de dinero posible), y sabiendo como sé que el género en los próximos años estará en grave peligro de implosionar por su propio peso, es una alegría que aún puedan hacer filmes de este tipo como dios manda, con un guión elaborado, efectos especiales que no son simplemente un escaparate como cierta película protagonizada por seres de piel azul, personajes interesantes (algunos más que otros, evidentemente), y una historia a la altura de los comics.

Ritmo y estilo narrativos impecable, alternando las líneas argumentales del pasado y el futuro de forma que los clímax de ambas llegan en el mismo momento y no se solapan la una a la otra; muy buenas escenas de acción; toques de humor bien introducidos,... No puedo decir más que cosas buenas de este título. Además, uno de los aspectos que más incertidumbre generaba, el funcionamiento del protagonismo compartido, se aprueba con nota. Es cierto que, como siempre, Lobezno es el hilo conductor, pero tanto el Profesor Xavier como Magneto, en sus versiones más jovenes y envejecidas, cumplen con su parte, lo mismo que Mística en un papel hasta cierto punto antagonista y una larga lista de otros mutantes, algunos ya conocidos y otros que se incorporan a la saga.

Así pues, no puedo hacer otra cosa que no sea dar una valoración muy positiva de "X-Men: días del futuro pasado". Merece la pena verla en el cine.

Mi puntuación:
Muy buena.

miércoles, 18 de junio de 2014

Ciclo de cine bélico: Platoon


Es el turno para una de las películas míticas de este ciclo, y por extensión de todo el cine bélico. Con un buen puñado de premios y alguna escena muy conocida podríamos ponerla sin problema en el club de las leyendas del género, codo con codo junto a otras como "Salvar al soldado Ryan", "La chaqueta metálica" o "Apocalypse Now". Por si fuera poco, su director es Oliver Stone, que aparte de esta ha realizado varios filmes de la Guerra de Vietnam y otros títulos con cierta polémica.

Como podréis imaginar los que sabéis algo de Stone, y no me refiero solo a sus películas, "Platoon" se destaca por la ausencia del patriotismo que impregna, empapa y os diría más adjetivos pero no los recuerdo, el cine bélico estadounidense de entonces y ahora. Es un filme ante todo crudo, enormemente realista, algo lógico si se tiene en cuenta que el propio Oliver Stone combatió en la Guerra de Vietnam. No hay épica, ni heroísmo ni florecitas en el aire. Ni un discurso de los que tanto gustan al otro lado del charco. Nada de eso. Y qué queréis que os diga, personalmente lo agradezco. 



Aunque le cuesta arrancar (el comienzo quizá sea lo más flojo), a partir de la media hora, una vez que los monólogos en off de Charlie Sheen se hacen menos constantes, la película se disfruta mucho, entretiene y captura toda la atención. Nos hace odiar a algunos personajes, compadecernos de otros y, ante todo, se esfuerza, y creo que lo consigue, en mostrar los inútil que fue aquel conflicto (vale, todas las guerras lo son, pero hablo concretamente de Vietnam). 

Muy bueno también el apartado de los personajes. Sin ser ninguno sobresaliente, sin haber alguien que se destaque sobre los demás, a nivel interpretativo es mejor que muchas otras películas bélicas en las que parece que la única premisa que se les da a los actores es poner cara de bruto y pegar gritos cuando disparan. Hay estereotipos pero los justos. Por supuesto, imagino que la mayoría de los que habéis visto el filme coincidiréis conmigo en destacar a esos dos opuestos, esos dos contrarios en la balanza que son los personajes de Willen Dafoe y Tom Berenguer, que encarnan lo mejor y lo peor de un soldado.

No hay mucho más que decir. Como podréis suponer me ha gustado, no era lo que me esperaba (tampoco esperaba nada en especial) y entra de golpe en la lista de mis películas bélicas favoritas. 

Mi puntuación:
No es de sobresaliente pero le doy sin problemas un notable alto.

lunes, 16 de junio de 2014

Película de la semana: Chinatown


Sin conocer especialmente bien su filmografía ni considerarme un fan suyo, la mayoría de las pocas películas de Roman Polanski que he visto hasta ahora me han gustado, y a algunas, como "El Pianista", "Un dios salvaje" y sobre todo "La muerte y la doncella", las considero títulos más que notables. Sin embargo, aún tenía pendiente adentrarme en el cine de sus primeros años, de las décadas de los 60 y 70, cuando hizo filmes como la famosa "La semilla del diablo" o esta misma.

Dicho esto, ya sois conscientes de que no tenía muchas referencias en que fijarme antes de ver esta película, algo que como yo suelo decir ayuda a que te sorprenda gratamente. Y así ha sido. A "Chinatown" la calificaría como un ejemplo de cine negro-suspense muy interesante, con una narración al estilo de las novelas policíacas trasladada a la pantalla, personajes bien construidos y desarrollados y numerosos giros de guión que, además de impactantes, funcionan realmente bien.


Es difícil encontrarle puntos débiles a este filme. Como se podría esperar de Polanski, director que en multitud de ocasiones a demostrado su maestría para construir historias dotándolas de elementos a veces propios del teatro (de hecho, ha hecho varias adaptaciones de obras teatrales al cine), "Chinatown" goza de una enorme solidez en general. Habrá a quien le guste más o menos, pero técnicamente roza la excelencia, engancha, no aburre nada, y además tiene muy buenas interpretaciones de Jack Nicholson, uno de mis actores favoritos, y Faye Dunaway.

Concluyendo, una interesante propuesta si os gusta el cine policíaco de calidad, a pesar de que "Chinatown" no se encuentra 100% en este subgénero. Algo más de dos horas de película que merecen mucho la pena, con el que no solo se pasará un buen rato sino que además estimulará la materia gris de algunos, algo que nunca viene mal.

Mi puntuación:
Sobresaliente sin llegar a la excelencia.

Y la película de la próxima semana es: El último emperador.


jueves, 12 de junio de 2014

Confesiones de un cinéfilo: Capítulo VI

Aunque habitualmente utilizo esta sección para hablar de temas más libres, lo que voy a tratar hoy a muchos os parecerá una crítica, y en parte lo es, pero enfocada desde un punto de vista diferente. Supongo que la gran mayoría de los aficionados al cine, al igual que con los videojuegos, el anime y demás, tenemos (en este caso) una película que por diferentes motivos elevamos por encima de los demás, en cuestiones de gusto, calidad o ambas cosas. En mi caso, esta es la que en mi opinión es la mejor película jamás hecha, y por supuesto mi favorita: "Origen". De modo que aquí os daré las razones por las que tengo a "Origen" en tal alta estima.


Para empezar, y aunque no es la razón principal, me gustaría que respondiéseis a esta pregunta: ¿hay alguna otra película aparte de "Origen" que sea capaz de sorprendernos con recursos visuales de lo más originales? Y no me habléis de las excentricidades, porque lo son, de "Avatar". En "Origen" Nolan consigue lo mismo e incluso más simplemente haciendo que una ciudad se doble sobre si misma, con increíbles escenas sin gravedad y una Escalera de Penrose 'auténtica'. Sencillo y efectivo.

Otro motivo, también es aplicable a otros filmes de Nolan (veremos lo que encontramos en la muy prometedora "Interstellar"), son las tramas que desarrolla partiendo de temas que dan mucho juego como la memoria, la magia y en este caso los sueños pero que trata de una forma tan compleja que te sumerge por completo en la historia. A la vez, introduce escenas de acción, una historia dramática y personajes secundarios bastante interesantes para lo que solemos ver en este tipo de producciones, de modo que en ningún momento se hace pesado o, al menos para mí, difícil de entender.


Todo ello está aderezado con una serie de ingredientes que hace de "Origen" un filme perfecto a mis ojos. Una magnífica banda sonora de Hans Zimmer, un extraordinario diseño de decorados y escenarios, un ritmo narrativo excelente y muy buenas interpretaciones. En este apartado, hay que destacar que a pesar de que el personaje de Leonardo DiCaprio es el protagonista indiscutible, no es menor la importancia y las actuaciones de actores como Joseph Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Ellen Page, Tom Hardy, Ken Watanabe o Cillian Murphy. Algunos, como Gordon-Levitt o Hardy, tuvieron en esta película un gran trampolín a la fama (complementado posteriormente con sus participaciones en "The Dark Knight Rises), aunque ya eran caras bastante conocidas.

Podría decir más, pero creo que con esto es suficiente. No estoy intentando convencer a nadie de que "Origen" es la mayor obra maestra del cine, simplemente es mi opinión y no tenéis que estar de acuerdo con ella. Eso sí, si aún no la habéis visto, ya estáis tardando en buscarla.


lunes, 9 de junio de 2014

Película de la semana: Million Dollar Baby


Cuando se habla de leyendas del cine, un nombre que, por la calidad de sus trabajos y por lo largo y fructífero de su carrera, no podría faltar bajo ninguna circunstancia es el de Clint Eastwood. Aunque ya he comentado alguna vez que no está entre mis directores (y actores) favoritos, no hay más que echar un vistazo a una escogida selección de su filmografía para percatarse de que no es uno más. Además, en la actualidad no hay nadie, con la posible excepción de Woody Allen, que al igual que él tenga la capacidad de dirigir y actuar a su nivel. Nadie.

Por supuesto, el que te guste su cine o no es cuestión de gustos. Reconozco que el estilo que Eastwood suele emplear en muchas de sus películas, muy lento y en ocasiones intimista a su propia manera a muchos les parezca difícil de aguantar, incluso a mi me ocurre a veces, pero eso se 'perdona' cuando la historia que nos relata es una de la talla de la que encontramos en "Million Dollar Baby". ¿Por qué? Porque, entre otras razones, es capaz de conseguir muchísimo con muy poco. Una frase algo ambigua que quizá no entendáis s no habéis visto la película.


No suelen gustarme las películas de boxeo, y desde luego la razón de que "Million Dollar Baby" se haya ganado todo mi cariño no es su temática. Este filme no es, como alguno querráis imaginar, la clásica película de superación que tango gusta en EE.UU., aunque por momentos casi lo parece, pero la clave está en el final, que no revelaré por... ¿Hace falta que lo diga? 

Realmente, es una película tan compleja en su sencillez, tan difícil de explicar con palabras que no puedo más que recomendaros que la veáis, porque, por muy cruda y dura que sea en muchos momentos, por mucho que os lleve al borde de las lágrimas en un par de escenas, merece la pena. No es que "Million Dollar Baby" consiga algo que ningún filme antes ha hecho, pero lo hace de una forma inigualable, que sin duda hará que la recuerdes durante mucho tiempo.

Para que os hagáis una idea, hasta me hizo olvidar que Hillary Swank es una de esas escogidas intérpretes que forman parte de mi reducido club de las actrices que menos soporto. Gran trabajo tanto de ella como de Eastwood (huelga decirlo) y Morgan Freeman.

Mi puntuación:
Sobresaliente, aunque no le daría un 10.

Y la película de la próxima semana es: Chinatown.




viernes, 6 de junio de 2014

Ciclo de cine bélico: Black Hawk Derribado


En el cine bélico, un género bastante dado a los clichés y fórmulas recurrentes, hay ciertos conflictos militares que son más habituales que otros. Evidentemente, varía depende del país del filme (en España tenemos las clásicas películas de Guerra Civil) pero si hablamos de cine estadounidense, hay dos guerras del último siglo, junto a la de Secesión, muy habituales: la II Guerra Mundial, que por su escala internacional también suele aparecer en producciones de otros países y la Guerra de Vietnam. 

De la guerra moderna, y hablo de los conflictos post-Vietnam, existe una oferta menor, pero dadas las importantes diferencias militares entre ambos (la duración de las operaciones, su desarrollo y localización) resulta interesante hacer una comparativa entre el tratamiento que se les da a ambas tipologías. Por eso, entre otros motivos, es por lo que en este ciclo se encuentran este filme y "En tierra hostil". Casi desde su comienzo te das cuenta de que "Black Hawk derribado" no tiene largas marchas de varios días e incluso semanas de duración, con los soldados sufriendo otras penurias más allá de las provocadas por el enemigo. Es, por lo contrario, un crudo, realista e interesante retraro de la guerra moderna.

Notablemente dirigida por un Ridley Scott que, con "Gladiator", acababa de regresar al primer plano cinematográfico tras casi dos décadas de decepciones, el filme nos cuenta la historia de una operación fallida que varias unidades de élite del ejército de Estados Unidos realizó en Mogadiscio, capital de Somalia, durante la intervención de la ONU en este país en el año 1992. De entrada, "Black Hawk derribado" destaca por su intensidad, la acción dura menos de un día de modo que, aunque evidentemente es imposible, da la impresión de que ves todo lo que ocurrió durante esa jornada. Soldado a soldado, el espectador observa cómo intentan sobrevivir a aquel infierno mientras se suceden una catástrofe tras otra.

Aunque contiene su correspondiente repertorio de frases heróicas, la película no se regodea en la épica y el patriotismo como sí hacen otros títulos del género. Casi todo se centra en la acción, hay poco espacio para sentimentalismos (a ver, lo hay, pero no más de lo necesario) y su realismo, con esas duras luchas calle a calle bajo el sol africano, es mayor que en otros filmes. Habrá a quien no le guste precisamente por esa razón, pero sinceramente a mí me termina cansando ver a los clásicos soldados en Normandía, Guadalcanal o las selvas vietnamitas luchando por la patria y sacrificando sus vidas como héroes. Al menos, así lo veo yo.

En conclusión, "Black Hawk derribado" me ha gustado más de lo que esperaba a priori. Sin un guión o una historia que destaque por su originalidad, sus aspectos técnicos y la intensidad de su narración la convierten en una notable película bélica.

Mi puntuación:
Notable alto.


miércoles, 4 de junio de 2014

8 películas sobre la mafia

No es un tema especialmente original, pues se ha escrito mucho sobre este género y algunas de sus películas más representativas se cuentan entre los grandes clásicos de la historia, pero nunca está de más hacer un pequeño repaso sobre el mundo de la mafia en el cine. Si veis muchas ausencias significativas es, simplemente, porque recientemente ya he comentado títulos como "Los intocables de Eliot Ness", "Promesas del este" o "Camino a la Perdición".

1. El Padrino (y secuelas)

Cualquier filme sobre la mafia que no comience por "El Padrino", o como mínimo que no la mencione, no merece ninguna atención. Es la madre del género, y en sentido literal. Además de ser uno de los mayores títulos de la historia (hablo de la primera parte), su influencia en el cine posterior a los años 70 es evidente. Por si fuera poco, dejó para la posteridad un puñado de escenas y frases icónicas y una galería de personajes memorable, comenzando por sus protagonistas, el gran Vito Corleone y su hijo Michael.

2. Uno de los nuestros

Si "El Padrino" es la principal película del subgénero del cine 'mafioso', Martin Scorsese es sin lugar a dudas su director más representativo, aunque no es el único que podría reclamar esta posición. "Uno de los nuestros" (también conocido como "Goodfellas", su nombre original) es probablemente el mejor de sus filmes que pueden encuadrarse en esta clase, y una de las mejores películas de su filmografía, aunque lo mismo podría decir de unas cuantas más. Ya la mencioné cuando os hablé de "Casino", que tiene un argumento y un estilo bastante similar, pero esta en mi opinión es más divertida, más entretenida y a la vez más compleja. Algunos momentos, como el magnífico casi monólogo de Joe Pesci (que por cierto ganó el Óscar por esta interpretación), son para recordar.

3. Érase una vez en América

Un clásico más, para variar. A pesar de su enorme duración (más de tres horas y media) que hace bastante complicado la tarea de verla de un tirón, merece mucho la pena, y está en este top por mérito propios. Por supuesto, no es redonda, tiene momentos mucho mejores que otros, y a mi personalmente me gustó más la trama que se desarrolla en la juventud de los personajes que cuando son adultos. Mención especial para James Woods en el que fue el gran papel de su carrera, tanto que puede plantarle cara sin problemas a toda una leyenda del cine y del género como Robert De Niro.

4. Scarface

Por varios motivos, podríamos decir que esta es, junto a "El Padrino", el filme sobre la mafia más influyente y conocido. Ambos están protagonizados por el otro actor icono de este cine (el otro, como dije antes, es De Niro), Al Pacino, y el personajes al que interpreta, Tony Montana, ese cubano con ciertos problemas de control de la ira, ligeramente prepotente e irreflexivo, es uno de los más populares del cine de los 80. La película no es perfecta, pero resulta tan entretenida que sus pocos fallos se le perdonan sin problemas.

5. Infiltrados

El cambio entre el Scorsese del siglo XX y el del XXI es bastante evidente, con solo ver un filme de cada periodo muchos os daréis cuenta, pero eso no significa que sea mejor o peor (en mi opinión, aunque no todo el mundo piensa lo mismo). Un ejemplo de que el bueno de Martin no perdió su genialidad con el cambio de siglo es "Infiltrados", película que aunque tampoco llegue a la excelencia tiene esa cualidad hipnótica propia del cine de Scorsese. Por otro lado, tiene una larga lista de magníficas interpretaciones, desde Leonardo DiCaprio hasta Matt Damon, pasando por Mark Wahlberg, Martin Sheen o Vera Farmiga, pero sin lugar a dudas el que se lleva la palma es Jack Nicholson, absolutamente espectacular en esta película.

6. American Gangster

No es lo mejor de Ridley Scott ni la mejor película de mafia, pero la pongo en esta lista por sus diferencias con respecto a las demás de las que he hablado antes. Sus protagonistas no son la mafia italiana, irlandesa o latina, sino afroamericanos, y su desarrollo tampoco es del todo habitual, aunque en "Infiltrados" también apuesten por centrar la historia tanto en los mafiosos como en los policía que buscan arrestarlos. Protagonizada por Russell Crowe y Denzel Washington, dos actores que nunca han sido mis favoritos, pero que suelen realizar buenas interpretaciones.

7. Brother

Por supuesto, el cine asiático, al que tanta atención he prestado en los últimos meses, no podía faltar de esta lista, de modo que he incluido también esta película de Takeshi Kitano. Sinceramente, me ha gustado menos que la mayoría de sus filmes que he comentado hasta ahora, pero llama tanto la atención verlo fuera de su ambiente natural que merece la pena verla. "Brother" se desarrolla en Los Ángeles, y la protagoniza un yakuza 'exiliado' de Japón que termina creando su propio grupo criminal en la ciudad californiana, en un grupo de lo más variopinto en el que se mezclan japoneses con negros. Mucho humor negro al estilo de Kitano.

8. New World

Para terminar, un notable título de Corea, muy reciente (se estrenó el año pasado) y con muy buenos ingredientes. Antes de verla no me llamaba demasiado la atención, pero su buen ritmo, sus cambios de timón y una excelente narración hacen de ella una película muy a tener en cuenta, como tantos otros filmes de los que nos llegan últimamente de este país. Uno de los miembros de su reparto es Choi Min-sik, uno de los mejores actores de Corea, pero no es su mejor interpretación. También os recomiendo "The Yellow Sea", de la que hablé en la lista de cine coreano, que aunque no trate del todo sobre la mafia sí que tiene algo que ver.

lunes, 2 de junio de 2014

Película de la semana: Metrópolis

Por esta semana, vamos a dejar un poco de lado el cine más contemporaneo para hablar de una de las películas más legendarias de la historia, por numerosas razones. Aunque mucho no la conozcáis, es probable que al menos hayáis oído algo sobre ella: "Metrópolis", de Fritz Lang, probablemente la primera gran película de ciencia ficción de todos los tiempos, aunque el género haya evolucionado muchísimo hasta hoy en día. Aparte, es uno de los principales ejemplos del cine expresionista alemán, una corriente cinematográfica a la que además de esta pertenecen títulos como "El gabinete del Doctor Caligari", la mítica "Nosferatu" o "M, el vampiro de Düsseldorf", esta última también realizada por el propio Fritz Lang.

Más allá de su gran importancia en el mundo de la ciencia ficción (y no hablo solo del cine), la gran fama de "Metrópolis" se debe en parte al hecho de que, durante muchísimo años, hasta 2008 más concretamente, no se podía acceder a la totalidad de la película, debido a que las versiones estadounidenses cortaron el filme hasta tal punto que se perdió más de media hora de la misma. Sin embargo, en esa fecha se encontró en Buenos Aires una copia que contenía la mayor parte de la película, y, aunque algunos fragmentos estén bastante dañados, desde entonces existe una versión casi completa del filme, que es el que yo he visto.


Como podréis imaginar, ver una película tan antigua como esta, muda y con un estilo tan recargado y melodramático es complicado, más si no estás acostumbrado a este tipo de cine. Por supuesto, el filme es muy bueno, y no deja de llamar la atención cómo imaginaban en aquella época que sería el mundo un siglo más tarde, los arcaicos efectos especiales y ciertas referencias que te hacen recordar la situación de Alemani y Europa en los años 20, con el nazismo en ascenso y el comunismo asentándose en Rusia, pero tengo que reconocer que las dos horas y media de duración se hacen largas.

Con todo esto quiero decir que no se la recomendaría a cualquiera, especialmente a aquellas personas acostumbradas a ver cine más comercial y visual, pero si tenéis curiosidad os aseguro que os encontraréis con un filme sorprendente en algunos sentidos y, sobre todo, muy diferente.

Mi puntuación:
Notable, y no lo hago por su valor histórico. La película lo merece.

Y la película de la próxima semana es: Million Dollar Baby.