martes, 30 de septiembre de 2014

5 recomendaciones (VII)

En realidad, ya que como veréis tres de las películas de las que os voy a hablar son coreanas, estuve pensando muy seriamente en aprovechar esta circunstancia para empezar una sección de cine oriental, pero como también tenía ganas de comentar los otros dos títulos y hace un tiempo desde la última entrada de esta sección... En fin, espero que veáis alguna (son muy variadas) y las disfrutéis.

Soy un cyborg
Una de las películas más absurdas que he visto en mi vida, pero que aún así tiene un encanto especial que hace que, además de las risas ocasionales, la estés viendo con una sonrisa constante. Su director es el reputadísimo Park Chan-wook, que acostumbra a crear filmes cada uno más retorcido que el otro, pero que con esta demuestra con creces que también es capaz de hacer comedias de lo más inocentes. La historia es la de una joven que 'hereda' de su abuela unas tendencias mentales... curiosas que la llevan a afirmar que es un robot, razón por la cual es internada en un manicomio donde coincide con la más variopinta colección de locos que uno podría imaginar, desde un hombre con complejo de inferioridad hasta una mujer con una obsesión crónica por inventar historias. Lo dicho, muy original, divertida y sorprendente, de las comedias más frescas que se han hecho en la última década.

Take shelter
No es ningún peliculón que te deje con la boca abierta mientras lo ves (y después) pero me gustó mucho por su forma de crear tensión a partir de lo que siente su protagonista, al que sigues constantemente durante todo su metraje y con el que se llega a empatizar fácilmente. Es impactante por su conjunto, y no por un par de escenas que sobresalgan sobre el resto, y tanto Michael Shannon como Jessica Chastain realizan interpretaciones magníficas. El final, por cierto, es muy bueno. Una fantástica propuesta de cine semi-independiente.

El bueno, el malo y el raro
Efectivamente, es una versión coreana del clásico western de Sergio Leone en clave paródica. Disparatado, ¿verdad? Pues no os dejéis engañar. Es cierto que la película no tiene más pretensión que ser una especie de western trasladado a la Manchuria de los años 30, con tribus chinas, soldados japoneses y bandidos coreanos pululando por un desierto y persiguiéndose unos a otros, pero es tan divertida y está tan bien hecha que no puedo decir nada negativo de ella. Además, está dirigida por Kim Jee-woon, y su trío protagonista son tres de los más famosos actores coreanos, Song Kang-ho, Lee Byung-hun y Jung Woo-sung. Merece la pena, hacedme caso, aunque solo sea por echaros unas risas bien sanas y ver buenas escenas de acción.

Hijos de los hombres

Es, sin exagerar, una de las mejores películas de ciencia ficción que se han hecho, y con esto os lo digo todo. Dirigida por Alfonso Cuarón, al que tanto bombo se le dio el año pasado por "Gravity" (que no le llega a esta ni a las rodillas), tiene muchísimos ingredientes que lo convierten en un gran filme, desde su excelente cinematografía, con unas secuencias que son un escándalo, y puesta en escena, hasta un argumento brillante, que a la vez de contarnos una historia interesantísima consigue ponernos cara a cara con lo mejor y lo peor de la condición humana. Si todos esto os parece poco, tenemos un notable reparto con nombres de la talla de Julianne Moore y Michael Caine en un papel más que curioso y, lo que es más, un Clive Owen que incluso parece un buen actor (no me ha gustado nada en ninguna de las películas en que le había visto antes). Además, plantea un futuro apocalíptico que no vemos ni mucho menos frecuentemente en los filmes de este género. Joya imprescindible. 

A Bittersweet Life
Si estáis familiarizado con el cine coreano, solo os diré que, a pesar de seguir el modelo de las películas de mafia, habituales en este país, es bastante interesante y está encabezado por la alianza de Kim Jee-woon y Lee Byung-hun, los mismo de "Encontré al diablo". Si no es así, os contaría que se trata de un entretenido thriller de acción con un argumento no demasiado original, pero bien contada. Se disfruta y se pasa un buen rato, ¿qué más queréis?





sábado, 27 de septiembre de 2014

Experimentos alemanes

Recientemente, en una de esas noches en que no había pensado de antemano ninguna película concreta para ver, como de costumbre me zambullí en las profundidades de internet en busca de algún filme que me llamase la atención, y sin tener que revolver demasiado en varias páginas de cine encontré cierto título alemán llamado "El experimento", de la que ya había oído hablar y que por su argumento parecía interesante. Además, tenía el aliciente de haber sido dirigida por Oliver Hirschbiegel, realizador de la notable "El hundimiento", película famosa por que de ella procede una escena concreta de Adolf Hitler que ha dado pie a decenas de parodias en la web. El caso es que pongo la película y al poco rato me viene a la memoria un filme que seguramente a más de uno le suene: "La ola".
"La ola" ("Die Welle" en alemán") es, para quien no lo sepa, una 'recreación' cinematográfica de un experimento que un profesor de historia llevó a cabo en Estados Unidos en los años 60 con el fin de explicar a sus alumnos el por qué del éxito del nacionalsocialismo en Alemania. La película no es más que una adaptación a la actualidad, en la que vemos como a partir de un simple proyecto de clase se crea un movimiento con identidad propia que termina haciéndose mucho mayor de lo que se pretendía en un inicio, y con consecuencias trágicas.

En cuanto a "El experimento", supongo que lo podréis deducir en parte por su título. Aunque no estoy seguro de si está basado en hechos reales o no (es muy posible), narra el desarrollo de un experimento realizado por investigadores de una universidad en la cual con un grupo de voluntarios se intenta estudiar las evoluciones en los comportamientos de carceleros y presos dentro de una prisión. ¿Cómo lo hacen? Repartiendo entre estos voluntarios ambos roles, que interpretarán durante dos semanas en un entorno no controlado aunque con la restricción de no poder ejercer violencia física. El resultado, de nuevo, termina con graves consecuencias.

Ninguna de las dos son obras maestras ni de lejos, en lo estrictamente cinematográfico no tienen absolutamente nada de especial, lo que más llama la atención de ambas es con muchísima diferencia su argumento. Tanto una como otra cuentan muy bien sus respectivas historias, están desarrolladas de forma que el espectador, como si fuese un investigador, vea con facilidad cómo van evolucionando las situaciones, a qué se deben estos cambios y qué consecuencias tienen. También son capaces de introducir cierta carga emocional, sobre todo en "La ola", de modo que puedes llegar a empatizar (no demasiado) con algunos de sus personajes. 

La verdad es que he visto muy pocas películas como estas dos. Sin ser documentales, recrean con mucha precisión algo que fácilmente podría pasar por un experimento cientíco, pero sin perder tampoco un mínimo de sentido fílmico. "El experimento" sobre todo trabaja bastante bien la construcción de personajes y tiene algunas cosas que hace que se la pueda clasificar dentro del género de intriga. De modo que si os interesa este tipo de cine, o la temática que tratan, os recomiendo muchísimo que no os perdáis estas dos películas.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

¿Quién debería haber hecho...?

Hace varias semanas, mientras veía como David Lynch destrozaba de forma sistemática y concienzuda una grandísima novela de ciencia ficción como es Dune mediante una de las peores adaptaciones al cine de una obra literaria que he visto (y no porque Lynch sea un mal director), me pasó por la cabeza un pensamiento, una de esas veces en que repentinamente se enciende una lucecita en ese órgano llamado cerebro que tan poco utilizamos, y me dio por preguntarme: ¿quién debería haber hecho Dune (hablo exclusivamente del primer libro)? O mejor dicho, ¿qué director tendría la capacidad y habilidad suficiente para hacer a partir de un material tan rico y complejo como este una película a su altura?

A partir de esa idea inicial se me han ido ocurriendo otros casos similares de películas que probablemente habrían sido mejor realizadas por un director diferente al que en realidad lo hizo, o al menos que me parecería interesante ver.

Dune
Por supuesto, tiene que ser la que inicie esta pequeña lista. Como película, el "Dune" de Lynch era malo, muy malo, pero aún peor si se ha leído la novela de Frank Herbert. Para empezar, el ritmo y la forma de contar la historia no me parecen ni de lejos los adecuados, y muchos personajes están desarrollados de una forma que dejan bastante que desear. Esto se podría explicar por los problemas de producción de la película, que tuvo que ser reducida varias veces dada la extensión y complejidad del relato, con lo que inevitablemente se perdió mucho de su esencia (de hecho, los continuos inconvenientes que los productores le pusieron a Lynch provocaron que el propio director llegase a aborrecer la película). Lo que no tiene excusa de ninguna clase es el horroroso diseño artístico (desde mi punto de vista), tanto si hablamos de escenarios y efectos visuales como de vestuario.

¿Podría haber hecho el propio Lynch un filme mejor si las circunstancias hubiesen sido otras? Puede ser, pero personalmente creo que el británico Ridley Scott también habría sido una opción muy interesante, sobre todo si echamos un ojo a un par de fechas. Si la memoria no me falla, en los años 1979 y 1981 fue cuando se estrenaron dos de los mayores clásicos de ciencia ficción de la historia, "Alien" y "Blade Runner", ambos realizados por Scott, y "Dune" data de 1984. Con Ridley Scott a los mandos podría haber cerrado una trilogía inolvidable en el género y, quién sabe, incluso podría haber frenado o retrasado el importante declivo que sufrió el director durante casi 20 años, concretamente hasta que realizó "Gladiator".

El hobbit
Un ejemplo mucho más cercano y que estoy seguro que más de uno compartirá es la trilogía (todavía inconclusa) de "El hobbit". No quiero decir ni mucho menos que sean malas películas, pero sobre todo la primera me dejó una impresión no del todo buena, más si la comparamos con la excelsa "El Señor de los Anillos". De acuerdo, con la segunda entrega mejoraron bastante y es de esperar que la última siga la misma línea, pero a pesar de todo están a años-luz de lo que fue la trilogía de Frodo & Company, y realmente no esperaba que llegase a su nivel ni mucho menos lo superara, ante todo porque las novelas son bastante diferentes. Así que, ¿a qué se debe su aparición en esta lista?
No sé si sabéis (deberíais) que cuando se inició el proyecto de adaptar "El hobbit" a la gran pantalla, el mexicano Guillermo del Toro iba a ser el encargado de dirigirla, mientras que Peter Jackson únicamente ejercería como co-guionista y productor. Finalmente, sucesivos retrasos provocaron que del Toro abandonase la película y el oscarizado director neozelandés se hiciese cargo también de la dirección. Aunque Jackson seguiría siendo uno de los guionistas, creo que dirigida por Guillermo del Toro habríamos visto sin duda una versión muy distinta, más oscurantista y quizá sin todas esas ñoñerías que inundaron la primera entrega y que personalmente me aburrieron. ¿Quién sabe lo que habríamos visto?

La brújula dorada
A lo que os suene es probable que la conozcáis más por la obra cinematográfica, pero para vuestra información "La brújula dorada" es, también, la adaptación de una novela. El filme resultaba, en pocas palabras, un despropósito sin la más mínima gota de personalidad, que únicamente destacaba por un interesante diseño artístico y que podría pasar sin problemas por un título más de Disney... pero no lo es. La novela, la primera de una trilogía, es una complejísima y muy profunda odisea que llegaba a hablar de temas prácticamente metafísicos, con personajes fantásticos y que fusionaba a la perfección fantasía y ciencia ficción. En comparación, esta película se acerca a lo vergonzoso. Como referencia, su director años después trabajaría en una de las entregas de "Crepúsculo".

¿Qué nombre sería más acertado a la hora de adaptar este material? La única opción que se me ocurre, y por otro lado muy atrevida, sería los hermanos Wachowski, pero, y esto es importante, tomando como referencia su trabajo en "El atlas de las nubes" antes que en "Matrix". "El atlas de las nubes", título infravaloradísimo, tenía unas cualidades sobre todo en su forma de contar la historia, que podrían encajar muy bien en "La brújula dorada", con la que además comparte una atmósfera similar. A mí al menos me lo ha parecido. Aunque es algo que nunca veremos, la combinación entre los Wachowski, la brillante historia de "La brújula dorada" y su ambientación steampunk serían algo la mar de interesante.

Y hasta aquí esta entrada dedicada a la más pura especulación en la que he dado riendo suelta a las tonterías y/o genialidades que de vez en cuando pasan por mi cabeza. No pongo más ejemplos porque no se me han ocurrido más, pero os prometo que si se da el caso, aquí los veréis. 


domingo, 21 de septiembre de 2014

Al filo del mañana


Comparado con otros géneros, las buenas películas de ciencia ficción escasean. Buscad listas de estrenos de un año cualquiera (reciente) y comparad el número de títulos de este género que hay, y luego comparadlo, por ejemplo, con los dramas. Por si fuera poco, veríes también que un porcentaje cada vez mayor de ellos serán de películas de superhéroes. Una vez finalizada esta operación, y si superáis las ganas de rezar compulsivamente pidiendo la llegada de un mesías de la ciencia ficción, probablemente os fijaréis en el nombre de esos filmes, , y veréis cosas como "Origen", "Looper", "Pacific Rim" (¿qué pasa, algún problema?), "Distrito 9" o "Gravity". Algunas son maravillas; otras, muy entretenidas o bien hechas. Y en un punto medio entre ambas tendríamos uno de los estrenos recientes que más me han sorprendido positivamente.

"Al filo del mañana" es sin duda una de las películas que conjugan mejor entretenimiento puro y un mínimo de calidad cinematográfica de las que he visto en los últimos tiempos. No exagero, desde el primer minuto hasta el último es una gozada, tanto por lo que se ve en pantalla como por la historia que se cuenta, y además trabajando sobre una premisa muy arriesgada. la de escenas que se repiten una y otra vez con algunas variaciones. 
Y es que, aunque cualquiera pueda imaginar que una película así puede ser aburrida, lo cierto es que no lo es en absoluto. Es más, tiene en la forma de tratar estas repeticiones del tiempo uno de sus puntos fuertes. Haciendo uso de una elipsis  muy inteligente, y con un ritmo muy ligero y fácil de seguir, consigue que este ver una y otra vez la misma escena (que al final no es así, pues siempre hay alguna diferencia) no sea nada cansado, e incluso dota de personalidad el filme. Todo acompañado de escenas de acción intensas y bien filmadas en las que no te pierdes nada de lo que pasa. De las que dan gusto, vamos. Incluso tiene fragmento bastante cómicos, así que a pesar de la seriedad general de la historia llega a crear una atmósfera ligera.

Frente a las cámaras tenemos nada y más y nada menos que a Tom Cruise, a quien se le da especialmente bien la ciencia ficción y que hace solo un año también protagonizó otra interesante película del género, "Oblivion", y Emily Blunt, una de mis actrices favoritas que con su personaje en "Al filo del mañana" muestra un registro interpretativo que hasta ahora no habíamos tenido ocasión de ver. La pareja funciona muy bien, vemos con facilidad la tensión y los diferentes altibajos que sufre su relación y son creíbles en todo momento. Bill Paxton y Brendan Gleeson, en papeles más secundarios, sirven para elevar el nivel de la película.
Como dije antes, la película es una gozada, y esa sería la frase que utilizaría para definirla. Tiene aliens (no se a vosotros, pero a mí me han recordado a las criaturas mecánicas de "Matrix", cuyo nombre no recuerdo ahora), mucha y buena acción, una gran historia bastante sólida y sobre todo interesante, momentos humorísticos, buenos personajes y no peores actores. Si tuviera que ponerle pegas, únicamente sería que su final flojea un poco si lo comparamos con el conjunto del filme, pero como tampoco es algo demasiado 'gordo' que empañe el resultado final, se le puede perdonar y olvidar. Una película que realmente se disfruta viendo, que no es poco.

Mi puntuación:
Notable peligrosamente cercano al sobresaliente.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Ciclo de cine bélico: En tierra hostil


Estoy convencido de que muchas personas cuando ven la combinación entre cine bélico y Estados Unidos casi siempre se imaginarán filmes ultrapatrióticos, llenas de escenas de soldados demostrando su valentía y su amor por su país, de marines repletos de testorterona, con poco seso y canciones que hemos oído decenas de veces, y de fondo una clásica banda sonora, cuanto más épica y emotiva mejor. Si se tiene esa imagen es por algo, hay un gran número (demasiadas en mi opinión) de películas que cumplen todos estos requisito y que dan fundamento a este "paradigma", pero por fortuna existen algunos, no muchos pero suficientes, que de vez en cuando saltan esta barrera de argumentos y simbolismos tan manidos para apostar por un tipo de filme algo diferente. Por ejemplo, en este ciclo ya vimos algo parecido con "Black Hawk derribado" y "En tierra de nadie".

Si os estoy contando esto, ¿es porque "En tierra hostil" puede unirse a esta lista? Mmm, siento deciros que no del todo, aunque tampoco se la puede agrupar en el montón de las 'repite-fórmulas'. Digamos que está en un término medio, tiene cosas buenas y otras no tan buenas, pero vaya por delante que sabiendo el tipo de filme que es y quien está detrás de las cámaras me ha sorprendido en el buen sentido. Además, ya había visto la más reciente "Zero Dark Thirty", que también me dio una impresión parecida por mucho que no soporte la fanfarria nacionalista que tanto les gusta soltar a muchos directores estadounidenses cada vez que pueden. Aquí también lo hay, pero menos y no tan en primer plano. (Por cierto y antes de que se me olvide: si alguien se lo está preguntando, sí, esta es la película que para sorpresa de muchos arrebató el Óscar a mejor película a "Avatar" hace unos años, algo que no entiendo. No, no, lo que no entiendo es que las dos estuviesen siquiera nominadas, pero mejor que ganase "En tierra hostil" a que lo hiciese la de Cameron).
La historia, nos sitúa en la Irak ocupada (o lo que fuese eso) por Estados Unidos hace unos años, y se centra en un escuadrón de soldados dedicados a desactivar las bombas que los paisanos dejaban por las calles de las ciudades como si mierdas de perro se tratase (eso es lo que se ve en la película, a mí no me miréis). En este grupo tenemos un soldado joven algo neurótico con cierta facilidad para perder la compostura en situaciones de riesgo, un negro-hombre de color-afroamericano (para que nadie se ofenda) que se toma muy en serio su trabajo y el desactivador de bombas propiamente dicho, el clásico soldado que no parece tener miedo de nada y que se lanza a un coche-bomba en potencia con toda la tranquilidad del mundo.

La película no se me ha hecho larga en ningún momento, para nada, es la mar de entretenida y tiene escenas (el enfrentamiento en pleno desierto, la 'cacería' nocturna) llenas de tensión excelentemente manejadas. Trabajo de dirección impecable, muy similar al que se vio en "Zero Dark Thirty", contando todo con la mayor precisión. El filme es bastante pausado, tiene fragmentos de acción pero otros mucho más tranquilos que vienen muy bien. Y por último, aunque no entienda la utilidad de tener a dos grandes actores como Guy Pearce y Ralph Fiennes haciendo papeles insignificantes de cinco minutos, las interpretaciones de Anthony Mackie y sobre todo Jeremy Renner son de notable.

Mi puntuación:
Notable alto.

Y la próxima película es la última del ciclo.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Receta para un buen thriller

Es una decisión muy, muy difícil, pero si ahora mismo alguien me preguntase '¿Cuál es tu género favorito?' probablemente nombraría el thriller, que no es sino la palabra inglesa para referirse al cine de suspense y/o misterio, como os guste más. La razón principal de mi elección (si es que hace falta alguna además del simple hecho de que es el que más me gusta, y ya está) es que se trata de un género muy camaleónico, quizá el que más. Con la posible excepción de la comedia, puede y suele combinarse con cualquier otro, sea acción, drama, ciencia ficción y sobre todo terror. Esto último lo digo porque si le das un par de vueltas veréis que muchos thrillers tienen algo de terror y la práctica totalidad de las películas de terror tienen algo de thriller. A menudo están tan unidos que es imposible decir qué género predomina sobre el otro.

 ¿Necesitáis más razones? Aquí las tenéis: Alfred Hitchcock, David Fincher, "Seven", "El silencio de los corderos", "Shutter Island", "El truco final", "El cabo del miedo", "Encontré al diablo", "Celda 211",... y podría seguir hasta llenar la página de nombres y títulos que pertenecen o están íntimamente relacionados con el género. Pero la pregunta más importante y la que al fin y al cabo es el motivo de esta entrada es: ¿qué ingredientes tienen estas películas que le hacen estar en las listas de los mejores thrillers? A eso voy.

-Un argumento bien maduro: lo más evidente, y algo que se podría aplicar a cualquier otra película. Sin embargo, hay filmes, sobre todo algunos dramas y títulos de ciencia ficción, que sin tener una historia alucinante pueden ser bastante buenos sin ningún problema. Pero en el thriller ya es otro cantar. Intentad imaginar qué sería de "Psicosis" si a la mitad de la película te das cuenta sin ninguna dificultad de la 'solución' de la trama. "Psicosis" no sería lo que es, Norman Bates probablemente sería un desastre como personaje y a saber lo que habría sido de Hitchcock desde entonces.

-Una porción de ambiente opresivo: no es necesario que todos los thrillers lo tengan dependiendo de la impresión que se quiere dar, pero cuando lo tiene se nota muchísimo. "Seven", "Shutter Island" y "El cabo del miedo", junto a la ya mencionada "Psicosis", son las películas que mejor uso hacen de este ingrediente, y de hecho se convierten en una parte inseparable de ellos. En el caso de la primera, sería imposible que se la considere la obra maestra que es si no fuera por la constante tensión asfixiante que el espectador siente desde el primer minuto, y que en gran parte se debe al escenario, una ciudad oscura y depresiva. Otras películas como "Los otros" se basan completamente en su capacidad para crear inquietud, y si le quitas este elemento se convertirían en una del montón.
 -Un puñado de grandes personajes: si ahora mismo tuvieras que hacer una lista de los personajes más emblemáticos (especialmente villanos) del cine, como mínimo unos cuantos de ellos los habréis visto en thrillers. A saber: mi querido Hannibal Lecter, el ya mencionado Norman Bates, Jigsaw (al menos las tres primeras tienen más de suspense que de terror), Max Cady, Anton Chigurh. Y estos solo los antagonistas. Todos sabemos que cualquier historia, sea de una película una novela o cualquier cosa, funciona mejor si tiene personajes interesantes, con los que el espectador pueda identificarse o admirar.

-Algo de acción nunca viene mal: aquí ya entramos en el terreno de los ingredientes dependen de la 'modalidad' de thriller. Hay algunos enfocados más al terror, otros de tipo policíaco, y algunos que también da mucha importancia a las escenas de acción. Un ejemplo de esta última sería "Infiltrados", película que tiene un generoso surtido de persecuciones, peleas y palizas de todos los tipos y grados de brutalidad. Incluso en otros títulos en los que no es lo principal no vienen mal algunos momentos de acción para añadirle algo de tensión. Dejemoslo en que no es necesario pero es un complemento a tener en cuenta.

 -Una pizca de gore: ningún amante del gore le hace ascos a alguna que otra escena bien sangrienta sea la película que sea, pero seamos sinceros, no siempre tiene el mismo efecto. Y aunque el terror sea su habitat natural, el thriller congenia muy bien con el gore, y la prueba 'viviente' de ello es "Saw", saga (hablo de las tres primeras) que consigue una mezcla perfecta entre suspense y sangre a borbotones, mutilaciones y momentos desagradables. Eso sí, aunque sea el rey indiscutible, "Seven", la coreana "Encontré al diablo" y la trilogía de Hannibal Lecter no están demasiado lejos.

-¿Un toque de ciencia ficción? ¿Por qué no?: ya dije al principio que el thriller se combina muy habitualmente con varios otros géneros. Hemos dicho que convive a las mil maravillas con el terror y no tiene problemas con el cine de acción, pero tampoco le hace ascos a la ciencia ficción, y de esta asociación entre géneros han nacido grandes obras maestras como mi adorada "Origen", y alguna que otra joya: "Minority Report", "Distrito 9" o "Cube".

Y hasta aquí esta receta para un thriller de calidad. Por supuesto, puede tener más ingredientes, y si delante y detrás de las cámaras se cuenta con un gran director y unos buenos actores el éxito está prácticamente asegurado, pero en líneas generales considero que cualquier film de intriga que contenga la mayoría de estos elementos será plenamente satisfactorio para todo aquel al que le guste el género.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Novedades del blog y otras cosas

Aquí estoy de nuevo, después de un par de semanas muy duras en que los exámenes me han obligado a tomarme un breve descanso y abandonar el blog temporalmente. Para ser completamente sincero, esa no era la única razón. Veréis, ahora que se cumplen dos años desde que comencé el blog (aunque no me puse en serio hasta diciembre del año pasado), y a pesar de que en los últimos meses he introducido varios cambios, nuevas secciones, alguna que otra renovación visual e incluso un traslado de web, creo que va siendo hora de hacer algo que aunque no me he planteado en serio hasta hace relativamente poco tiempo, sí que me venía rondando la cabeza desde antes.

Para contarlo de la manera más simple posible, en esta entrada voy a limitarme a contar los cambios concretos que va a sufrir el blog, de modo que sin más dilación vamos al grano. Si me da por contaros mi vida ya lo haré en otro momento.

En primer lugar, lo más básico y quizá también lo menos visible, será el tono general de las entradas. Hasta ahora, y sobre todo en algunas críticas, siempre he tratado de utilizar un lenguaje más serio y en cierto modo técnico que el que empleaba en otras entradas, como las listas o las opinativas. El problemas es que, además de no sentirme del todo cómodo escribiendo de esa manera, creo que corría el riesgo, y seguramente me haya pasado, de repetirme demasiado, tanto por la forma de escribir como por el lenguaje y las expresiones empleadas. A partir de ahora voy a seguir un estilo puramente opinativo en todas o casi todas las entradas, más libre y ligero. Será más fácil para mi al escribir y puede que también os resulte más entretenido a los lectores.

Con respecto al ritmo de publicación también habrán cambios importantes. Hasta ahora, durante todo el año he seguido una regularidad constante y demasiado rígida: además de las 'Película de la semana' de los lunes, siempre publicaba, o bien una única entrada a la semana (los jueves) o dos (miércoles y viernes), de modo que se alternaran. Desde ahora estas limitaciones desaparecerán, con la única "obligación", que evidentemente no la es porque yo mismo soy quien lo ha decidido, de que habrá un mínimo de dos entradas por semana, sin especificar los días. Si quiera escribir una el martes y el viernes, pues muy bien. Si me da por publicar cuatro en una sola semana, también. En resumen, todo dependerá de las ganas y la inspiración que tenga.

Esta circunstancia afectará también a otro aspecto del blog, y es que con respecto a las listas y otros artículos similares siempre he intentado publicarlas cuando terminaba de ver todas las películas que tenía planeado ver dentro de la temática que quería tratar, con lo cual a veces he tenido algunas dificultades para cubrir el cupo en el tiempo necesario, e incluso alguna vez tuve que sacrificar una o dos películas menos 'importantes'. En adelante si por ejemplo quiero hacer una lista de películas de Spielberg la publicaré en partes conforme voy viendo las que tenía previstas, sin tener que esperar para terminarlas todas.

Por último, con respecto a las secciones también he planeado cambios importantes. La 'Películas de la semana' y las 'Confesiones de un cinéfilo' desaparecerán, y en su lugar publicaré críticas de aquellas películas que me apetezca, sin tener que decidir antes de cuál la voy a hacer. En cuanto a temas más opinativos, seguramente haga pequeños artículos comentando noticias o cualquier historia que se me ocurra sin englobarla en ninguna sección. Los ciclos de cine y las '5 recomendaciones' se mantendrán en un principio. Tampoco descarto empezar alguna sección nueva (por ejemplo, de cine oriental, que por supuesto van a seguir teniendo mucho espacio en el blog).

Y esto es todo. A partir del lunes próximo se reabre la veda y podeís esperar nuevas entradas en cualquier momento. Espero que sigáis leyéndome tanto como antes y que disfrutéis del blog.