domingo, 4 de enero de 2015

Filosofía y té turco

Terminó 2014, y como el año anterior es la hora de hacer balance de lo mejor (y lo peor para los que quieran) que el mundo del cine nos ha dado en los últimos meses. Como de costumbre, una vez vistos aquellos títulos que encuentras en el 90% de los comentarios, artículos y recopilatorios de Internet, se abre un horizonte no demasiado amplio, pero sí prometedor, de películas menos conocidas y sobre todo más minoritarias que no llenan salas de cine pero a cambio suelen tener muchas otras virtudes en mi opinión más importantes.

Uno de estos filmes, que apenas conocía por algunas críticas sueltas, por haber visto su nombre de vez en cuando y sobre todo por ser la ganadora de la última edición del prestigioso Festival de Cannes, resultó ser una película turca (país de cuyo cine no tengo el menor conocimiento) de más de tres horas de duración. Con mucho recelo y pocas esperanzas me puse a verla, para encontrarme, con muchísimas sorpresa, con una extraordinaria obra maestra.
Podría llenar la página de adjetivos que verbalizasen las muchísimas virtudes que tiene esta película, todo ello porque "Sueño de invierno", sin excederse a lo largo de su amplísimo metraje, y se agradece, está repleta de detalles tanto técnicos como de su historia y guión que merecen sin lugar a dudas un segundo revisionado más concienzudo. También es, por otro lado, un filme sumamente equilibrado, y con una inesperada naturalidad en todo lo que cuenta a pesar de desarrollar temas filosóficos (que no abstractos) en sus larguísimos diálogos. Todo ello apuntalado por un ritmo narrativo siempre de acorde con la historia, sin ninguna irregularidad.

Si en estos aspectos sobresale, no lo hace menos en el apartado técnico, especialmente por una fotografía excepcional que explota a la perfección los paisajes de la Anatolia invernal haciendo de ellos un magnífico complemento y telón de fondo muy de acorde con la trama. Una trama sencilla, basada en muy pocos personajes y como dije antes empleando de una forma cuiosamente cotidiana una serie de diálogos y discusiones que se podría calificar de filosóficas, pero que no encajan del todo con este calificativo.

Podría seguir hablando de "Sueño de invierno" pero como otras veces he dicho recomiendo ante todo que la veáis para apreciar su grandiosidad. Una de las mejores películas del año pasado, y una obra de cine de grandísima calidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario